El puente más alto del mundo: Beipanjiang.


China completó la construcción del puente Beipanjiang, el más alto del mundo, situado a 565 metros de altura sobre el cañón del río Nizhu (en el sur del país), en la provincia china de Guizhou (la noticia salió a luz desde la cadena televisiva oficial CCTV en septiembre 2016). 


Las obras para levantar esta infraestructura se prolongaron durante tres años y, en ellas, participaron alrededor de 1.000 ingenieros y técnicos.


La culminación de estas obras se produce menos de un mes después de la apertura, el pasado 20 de agosto (2016), de otra gran infraestructura del gigante asiático, el puente de cristal más alto y largo del mundo (con 430 metros de longitud y a 300 de altura), que cerró a las dos semanas tras ser inundado por una avalancha de visitantes.


El costo total publicado ascendió a u$ 144 millones.


La estructura de cuatro carriles tiene una longitud de 1.340 metros.


Como estaba previsto, el puente que une las provincias chinas de Yunnan y Guizhou, está operativo antes del inicio del año 2017.


Ocho de los diez puentes más altos del mundo están ubicados en China. Cinco de esos ocho están ubicados en la provincia de Guizhou: el ser humano frente a la topografía.


Abierto al público, el puente de Beipanjiang supera a otro puente chino, el del río Sidu en la provincia central de Hubei, inaugurado en 2009, como el más alto del planeta.

Venecia no soporta más turistas.


Bajo el lema “Queremos recuperar nuestra ciudad”, centenares de manifestantes con cochecitos de bebé y carritos de compra desfilaron por las estrechas calles de Venecia para mostrar su frustración ante la llegada masiva de turistas día tras día.

“Estamos a favor de Venecia y de los venecianos, y todos los que nos exiliamos en Mestre queremos volver a Venecia”, ha dicho Mario Secchi, periodista de Il Gazzettino.


“Hemos dado un bonito paseo por el mercado de Rialto, para recuperar la ciudad, y mostrar la unidad de todos los grupos y asociaciones de ciudadanos. Es una ciudad que existe y quiere resistir, que necesita su normalidad cotidiana. Estamos aquí y queremos seguir viviendo aquí”, ha explicado Marco Caberlotto, de la asociación Generación 90.

En el año 1951 Venecia resgistraba 174.808 habitantes. Hoy (2016) registra 54.926. Es la mayor despoblación desde la peste bubónica (1630).

En 2015, la visitaron unos 74.000 turistas al día. Al año recibe a 34 millones de turistas. Una situación insostenible para sus habitantes. 

"Cierran una ferretería y te abren una tienda de máscaras."

Venecia se queda sin venecianos. El turismo masivo está engullendo la ciudad y convirtiendo a sus vecinos en una especie en peligro de extinción.

Persuasión.


La palabra persuasión es un cultismo que viene del latín persuasio, persuasionis (convicción, acto de convencer completamente con argumentos y hasta con halagos), nombre de acción del verbo latino persuadere, un prefijado con per (acción perfectiva y completa, indica que se ha pasado a través de toda la acción hasta el final) y el verbo suadere (aconsejar, exhortar a una postura o convencimiento), del que también proceden palabras como suasoria o suasible. El verbo se vincula a una raíz indoeuropea swad (agradable, dulce), que también produjo en latín el adjetivo suavis (grato, agradable), que nos da suave y suavizar.

La raíz swad, que está en la base también de viejas palabras del campo indeoeuropeo (como swete en anglosajón antiguo, que significa dulce), como es habitual en la fonética generativa del griego clásico, perdió la sigma inicial dejando como rastro una aspiración, y dio lugar a la palabra griega hedoné (placer), de la que derivamos hedonismo y hedonista.

Aristóteles sostenía que la persuasión se produce cuando están presentes el ethos (credibilidad), el logos (lógica) y el pathos (emoción).

10 estrategias de manipulación.


El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” a través de los medios. (1)

1. La estrategia de la distracción. El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes.La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosaspara guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar, e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

(1) Según Wikipedia: Chomsky, en cambio, no es el autor de “las 10 estrategias de manipulación mediática”, texto que se ha convertido en un fenómeno viral en Internet. El verdadero autor es el francés Sylvain Timsit. El documento fue publicado por primera vez en francés, en el año 2002, con el título original “Stratégies de manipulation”, en la web syti.net. El copyright del texto es de esa fecha y de dicho lugar y el texto todavía se encuentra en el sitio web de origen. El origen de la falsa atribución a Chomsky, estaría en el error que en su día cometió la agencia Pressenza, según ha manifestado Timsit.

Parkour.


El Parkour debe su nombre a un tipo de entrenamiento militar llamado "parcours du combattant", una especie de circuito de obstáculos, diseñado por el entrenador francés Georges Hebert.


Esta disciplina urbana fue popularizada por el actor y doble francés David Belle a finales de la década de 1990. Con su mezcla de gimnasia y escalada, su práctica se hizo muy popular entre jóvenes de todas partes del mundo.


El riesgo es la adrenalina, el estímulo del parkour. Los practicantes son llamados traceurs y tienen como objetivo trasladarse de un punto a otro en un entorno de la manera más útil y eficiente posible, adaptándose a las exigencias con la sola ayuda de su cuerpo. Puede salir bien y puede fallar.