Oktoberfest en Munich.


Los bebedores de cerveza viven su cita anual en Múnich desde la inauguración de la 184° edición de la célebre "Oktoberfest" (fiesta de Octubre) la mayor fiesta cervecera del mundo, cuando el alcalde de la ciudad abrió el primer barril de cerveza (16.09.2017).

"O'zapft is!" ("¡ya está abierto!"), gritó el socialdemócrata Dieter Reiter tras perforar el barril con dos golpes de martillo y a continuación ofrecer, como manda la tradición, la primera "Mass" (jarra de cerveza de un litro) al primer ministro de Baviera, el socialcristiano Horst Seehofer.

El evento celebrado desde 1810 en Múnich surgió con motivo de la celebración del matrimonio del príncipe Luis I de Baviera con la princesa Teresa de Sajonia-Altenburgo, a la que le sería repetidamente infiel. Desde entonces la fiesta evolucionó hasta convertirse en todo un símbolo de Múnich y de Alemania en el extranjero.


Se calcula que por la fiesta pasarán hasta el 3 de octubre (2017) unos seis millones de visitantes de todo el mundo que consumirán unos siete millones de litros de cerveza y toneladas de salchichas y otras comidas típicas.

Antes del tradicional golpe en el barril, ya se podían ver largas colas de personas esperando ante las carpas de las grandes cervecerías alemanas en el Theresienwiese (Prado de Teresa), donde se celebraron los esponsales de Luis I de Baviera con Teresa de Sajonia-Altenburgo. Ahora ellos ataviados con "Lederhosen" (pantalones de cuero bávaros) y ellas con "Dirndl" (traje regional de las mujeres) llenaron las calles de la ciudad.

Pero algunas costumbres son inducidas al cambio y otras insertas desde que Europa y el mundo quedaron sujetos a la continuidad de ataques terroristas, apéndices de un capitalismo complejizado. Después de que Alemania fuese víctima en el último año de tres atentados, el más luctuoso en diciembre 2016 en un mercado navideño de Berlín, en el que perdieron la vida 12 personas y medio centenar resultaron heridas, se intensificarán las medidas de seguridad. Unos 650 vigilantes, 200 más que el año pasado (2016), controlan la entrada al recinto, se incrementa la videovigilancia, se valla la pradera en la que se desarrolla la Oktoberfest, se veta el acceso con mochilas o bolsos de gran tamaño y se colocan jardineras de gran tamaño para impedir el acceso a automóviles que tuviesen intención de perpetrar atropellos múltiples.

Este año (2017), el litro de cerveza vale 10,95 euros (13 dólares o 229 pesos argentinos), 25 céntimos de euro más que el año pasado (2016), cuando se consumieron 6,6 millones de litros de cerveza.

VOCABULARIO OKTOBERFEST

- "Mass": Es la tradicional jarra de cerveza bávara de un litro.

- "O'zapft is": "¡Ya está abierto!", es el grito de guerra de la Oktoberfest. Esta frase es la que pronuncia el alcalde de la ciudad al abrir el primer barril de cerveza, señal de que ha comenzado la fiesta.

- "Prost": "Salud" o "Chin chin". En Alemania está "prohibido" beber un sorbo de cerveza sin brindar al grito de "Prost" y sin mirarse a los ojos. Probar la cerveza sin antes chocar la jarra con la del resto de ocupantes de la mesa se considera todo un sacrilegio.

- "Dirndl": Es el traje regional que visten las mujeres durante la Oktoberfest.Incluye un corpiño muy ajustado que resalta el pecho femenino.

- "Lederhose": Son los pantalones de cuero típicos de Baviera que llevan los hombres durante la Oktoberfest. Normalmente van acompañados de una camisa de cuadros.

- "Wiesn": Es la pradera en la que se celebra la Oktoberfest. Tiene una superficie de 345.000 metros cuadrados donde se asientan las numerosas carpas, como las que suelen visitar los famosos de Alemania y los jugadores del Bayern Múnich.

Leave a Reply