El desentierro de los diablos en el carnaval de la Quebrada de Humahuaca (Argentina).


Todos los años, en febrero, miles de personas participan de los tradicionales carnavales andinos en la Quebrada de Humahuaca, provincia de Jujuy, República Argentina. Aquí mostramos el trabajo de la fotógrafa Cora Reutemann que registró los “desentierros del diablo” de las localidades de Uquia y Maimará en el verano de 2018.



El desentierro del diablo es una ceremonia que fusiona las tradiciones andinas con la cultura española. Es en los carnavales andinos que los diablos picarones salen de las entrañas de la tierra para dar rienda suelta al desenfreno previo al recogimiento de la Cuaresma.






La Bajada de los Diablos en Uquía es uno de los eventos que más gente convoca en el día del desentierro del Pujllay, una divinidad socarrona, impertinente, alegre y dicharachera. Los diablos emergen de la tierra y van bajando desde el Cerro Blanco con sus coloridos disfraces para hacer de las suyas durante los días de carnaval. La festividad comienza en las apachetas, los hoyos cubiertos de piedras en los que se alimenta a la Pachamama, la diosa fértil a la que se le pide permiso para el libertinaje. En las entrañas de la Pachamama, en ese pozo plagado de ofrendas que están ubicados en los sitios más elevados, descansa el diablo y es el desentierro del mismo diablo lo que marca el inicio del carnaval andino.El festejo termina el Domingo de Tentación, cuando el diablo vuelve a ser enterrado en en un hoyo que representa la boca de la Pachamama, junto a ofrendas de cigarrillos, coca, serpentinas y chicha.






El Pujllay no es el diablo del catolicismo, sino una diablo picaresco que, lejos de todo mal, es festivo e invita a la alegría compartida. Los trajes utilizados para el carnaval tienen una confección detallista y son elaborados por los lugareños durante todo el año. La Quebrada de Humahuaca fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2003.








Leave a Reply