Thomas Dambo: los 6 gigantes de Copenhague


Thomas Dambo, danés, trabaja con materiales reciclados desde edad temprana. Creó y sigue creando pequeñas esculturas, pajareras, muebles hasta llegar a los seis “Gigantes Olvidados” de Copenhague (Dinamarca). Construidos principalmente de madera reciclada extraida de viejos cobertizos y vallas, entre otros, Dambo, junto con un equipo de voluntarios locales, crearon seis esculturas de madera de gigantes que colocaron en algunos de sus lugares favoritos de la ciudad. Estos lugares no atraen muchos visitantes ya que se encuentran fuera de los sitios más concurridos. Pero, para ayudar a encontrar estas instalaciones públicas, Dambo creó una serie de “mapas del tesoro” que grabó en piedras cerca de cada escultura.


Cada gigante lleva el nombre de uno de los voluntarios que ayudaron a Dambo a construir las esculturas. Ellos son Thomas, Trine, Louis, Oscar, Teddy y Tilde.


Los gigantes son un elemento de la mitología nórdica. Las leyendas de Odín, Thor y Loki incluyen a estos personajes fantásticos leídos por Thomas Dambo en su niñez.


El proyecto empezó a principios de 2016 y a fin del año los bosques sureños de Copenhague ya fueron guarida de los gigantes. "Los ayuntamientos de la zona querían crear algo que llamase la atención de vecinos y turistas. Todo el mundo va a ver el centro de Copenhague, pero casi nadie se pasa por los barrios residenciales del oeste de la ciudad", contó Thomas.


Inicialmente, le pidieron a Dambo que esculpiera algo en el centro de esos municipios pero intervino desigual: "Lo mejor de esa zona de Dinamarca son los bosques. Conseguí convencerles para que lo que hiciésemos se escondiese ahí, en vez de a la vista de todos". Así empezó la construcción de los seis gigantes, que costaron a Dambo y sus compañeros de taller (y algunos voluntarios) unos ocho meses de trabajo.


El proyecto se presenta como una caza del tesoro, en la que hay que encontrar a los gigantes al oeste de Copenhague. Un mapa en la página web indica la localización aproximada de cada uno de ellos. 


"Quería crear algo que se integrase en la naturaleza. ¿Qué mejor que los personajes de los cuentos?".


Dambo cree que sus gigantes aguantarán entre cinco y diez años antes de empezar a estropearse. El más alto de todos ellos mide unos cuatro metros y pesa una tonelada y media. Se trata de Tilde: "Es mi favorito. En su interior hay 28 casas para pájaros". Otros son aún más grandes, pero no están de pie. El más largo, Thomas, mide 17 metros.

Chalecos amarillos incendian París por aumento de combustibles.


París se convirtió en un cruento campo de batalla. La protesta de los chalecos amarillos, un fenómeno que recoge el hartazgo ante las subidas de impuestos y la pérdida de poder adquisitivo, contra la subida del combustible decretada por el gobierno de Macron, ha vuelto a degenerar en intensos disturbios. En torno a 1.500 personas, de los más de 75.000 manifestantes, se han enfrentado a los antidisturbios en el centro de la capital francesa, donde los agentes utilizan gases lacrimógenos y cañones de agua.

Según las últimas estimaciones de las fuerzas de seguridad galas, más de 100 personas han resultado heridas y 288 personas han sido arrestadas en París. Unas cifras que siguen aumentando según continúan los disturbios en la capital francesa.

Entre los heridos hay 11 policías, una cifra que ha llevado al primer ministro francés, Edouard Philippe, ha comentar en Twitter que está "francamente sorprendido por estos ataques a los símbolos de Francia". Entre otras cosas han aparecido pintadas en la base del Arco del Triunfo que dicen: "Los chalecos amarillos triunfarán".

La policía y fuerzas de seguridad oficiales limitaron los accesos a la manifestación, convocada en los Campos Elíseos, lo que ha hecho que los manifestantes se desplazasen a las calles adyacentes, frente al Arco de Triunfo y alrededores. En algunos casos se levantaron barricadas y arrancaron los paneles de madera que muchos comercios habían colocado para proteger sus vidrieras. Un grupo de "chalecos amarillos"incluso, llegó a ocupar el techo del Arco del Triunfo.